Saltar al contenido
Rutas Turísticas

Viajar a la Polinesia Francesa

Polinesia Francesa

La Polinesia Francesa es uno de los destinos turísticos más populares del Pacífico. Está formado por 118 islas que cubren más de 6.400 kilómetros cuadrados. Las altísimas cumbres volcánicas, los escarpados acantilados y las lagunas color esmeralda proporcionan algunos de los paisajes más espectaculares del Pacífico Sur.

En estas islas se encuentran los pintorescos bungalows sobre pilotes y lagunas azules. Es un paraíso tropical. Debido a su lejanía y su atractivo para las celebridades y los recién casados, las islas son un destino caro de visitar pero ¡no te arrepentirás de haber hecho el viaje!

Cosas para ver y hacer en la Polinesia Francesa

Bucear en cualquiera de las islas

La rica fauna marina que incluye tiburones martillo, mantarrayas, barracudas, atunes, tortugas y delfines puede ser observada en las clarísimas aguas que bordean estas islas. Si te gusta el buceo, no debes dejar de hacerlo en la barrera de coral. También tiene la opción de ver una infinidad de coloridos peces con solo entrar a cualquier playa, ponerse una careta y un snorkel y observar el fondo marino.

Recorrer Tahití

Tahití es la mayor de las islas de la Polinesia Francesa y es tan popular como Bora Bora. De hecho, la mayoría de las personas combinan un viaje a ambas islas cuando visitan el país. Trate de visitar el Museo de Tahití y sus islas para conocer mejor la cultura de la Polinesia.

Explorar Bora Bora

Bora Bora es famosa por ser una isla paradisíaca. Aquí es donde los recién casados y las celebridades disfrutan en lujosos bungalows de esta maravillosa isla. Su famosa laguna azul es el lugar ideal para practicar jet ski, parapente u otros deportes acuáticos. Las selvas también ofrecen excelentes caminatas.

Relajarse en Mataiva

Aunque hay pocas atracciones turísticas en este atolón, la laguna en sí misma ya es algo digno de ver. En el archipiélago de Tuamotu, al que pertenece Mataiva, encontrará infinidad de playas de fácil acceso con muchos lugares para practicar snorkel y nadar entre infinidad de peces de colores. La mayor parte de la vida silvestre aquí se encuentra en las lagunas y aguas circundantes, ya que hay muy pocos animales autóctonos en tierra. El buceo ofrece una gran oportunidad para conocer la fauna submarina.

Disfrutar en Moorea

Moorea se encuentra muy cerca de Tahití, a media hora en barco. Además de sus hermosas playas, encontrará picos de 1000 metros de altura de los que descienden poderosos saltos de agua y cascadas. Visite el Mirador Belvedere desde el que tendrá unas impresionantes vistas de las islas. Varios Maraes (templos tradicionales) se encuentran dispersas en la zona, justo al lado de la carretera principal que conduce al mirador.

Los Maraes son templos de la cultura mahorí de culto a los dioses y también mostrar respeto a sus jefes y celebrar encuentros comunitarios. El más recomendado para visitar es el Marae Titiroa ubicado en la valle Opunohu. Los amantes de la arqueología polinesia disfrutarán de este viaje al valle de Opunohu, que se extiende desde Belvedere hasta la bahía de Cook.

Una recomendación: La Polinesia Francesa es uno de esos lugares donde un paquete turístico es la mejor opción. Si es un paquete combinado de vuelo y hotel, pues mucho mejor ya que muchas veces costará un 30% menos que si reserva por separado.