Saltar al contenido
Rutas Turísticas

Visitar Lisboa, Portugal

La capital de Portugal, Lisboa, es una de esas ciudades que te atrapa cuando la visitas. Situada en la costa oeste del país, cuenta con una increíble mezcla de museos, edificios históricos, música ecléctica y vida nocturna, plazas y cafés para ver pasar al mundo. Las calles sinuosas con los lugareños parados en las esquinas, el vino, el fado, su historia y su belleza te van conquistando desde el momento de la llegada.

Lisboa es una ciudad difícil de no amar. Disfruta de una ciudad donde nadie se apresura, las comidas duran horas y todos tienen una sonrisa en la cara.

Cosas que hay que ver y hacer en Lisboa

Barrio Alfama

El barrio de Alfama es la zona más antigua y más típica de Lisboa. Está llena de calles estrechas y sinuosas que la convierten en un lugar desconcertante en el que perderse. Explora pequeñas plazas, callejones escondidos y casas abandonadas desde hace mucho tiempo mientras observas a los lugareños vivir sus vidas.

Entre en alguna casa de fado y deléitese con una buena comida mientras escucha a los fadistas.  Diríjase al mirador de Santa Luzia en el que además de una vista inigualable de la ciudad tendrá la oportunidad de refrescarse debajo de las buganvilias mientras escucha a algún músico callejero o ve como dibuja un pintor. Desde Alfama puede dirigirse a la Catedral, al Castillo de San Jorge o al Museo del Fado.

Torre de Belém

La Torre de Belém es uno de los lugares más conocidos y símbolo de Lisboa. Construida en el siglo XVI era un fuerte que protegía la entrada del puerto. Todo el complejo está formado por una torre de cuatro pisos más la terraza, fácilmente visible desde la distancia. Destacan los elementos típicos de la decoración manuelina, así como el escudo de armas portugués, que se puede ver en la fachada principal.

En los alrededores de la Torre de Belém se encuentran otros sitios que no debe perderse como el Monasterio de los Jerónimos, el Monumento de los Descubrimientos y el Museo Colección Berardo. Cruce la avenida y cómase un pasteis de Belém, nunca olvidará este delicioso pastel de natas.

Jardín Botánico

Este es uno de los mejores jardines públicos de Lisboa. En el corazón de la ciudad (pero escondido de las calles circundantes) este jardín de 10 acres es un refugio del bullicio citadino. Traiga un picnic o simplemente pasee y disfrute de las plantas exóticas. Está abierto todos los días de 9am a 6pm (en invierno) u 8pm (en verano) y la entrada cuesta 3 Euros. En este espacio también radican el Museo Nacional de Historia Natural y Ciencia y el Observatorio Astronómico.

Playas paradisíacas

Lisboa tiene una serie de playas de las que puede disfrutar casi todo el año y no solamente bajo el sol caluroso del verano. Algunas de las mejores playas se encuentran en la zona de Cascais como el Guincho, en Carcavelos y cruzando el río encontrará 15 km de playa en Costa da Caparica, donde destaca Praia da Morena en la que prevalece un alegre ambiente juvenil.

5. Explorar el Castillo de San Jorge

Las partes más antiguas del castillo datan del siglo II y, si bien la mayor parte fue destruida tras el terremoto de Lisboa en 1755, aún se conserva una larga extensión de murallas y 11 torres. Desde aquí se puede pasear por el jardín, obtener unas espectaculares fotos desde lo alto de la muralla y visitar la Torre de Ulises desde la se puede disfrutar de una vista panorámica de la ciudad a través del periscopio de Da Vinci. La entrada cuesta 10 Euros y abre diariamente.

Museo Colección Berardo

El Museo de Arte Moderno y Contemporáneo cuenta con la Colección Berardo, una amplia selección de obras de Warhol, Picasso, Dalí, Duchamp, Bacon, Pollock, entre otros, que representan decenas de movimientos modernos. Es un museo excelente, está abierto todos los días de 10am-7pm y la entrada cuesta 5 Euros y los sábados es gratuita.

Montar en el «ascensor» de Santa Justa

Para algunas vistas impresionantes de los tejados de Lisboa, puede tomar el Elevador de Santa Justa con un siglo de antigüedad. Conecta el centro de la ciudad con el Bairro Alto, y en su parte superior hay un mirador que ofrece una buena vista de la ciudad. Un viaje cuesta 2.80 EUR pero es gratis si tienes un pase de transporte de 24 horas. El ascensor está abierto todos los días de 7am a 11pm.

Visite la Praça do Comércio

La plaza más grande y monumental de Lisboa se encuentra a orillas del río Tejo (Tajo en español) y es un lugar interesante para visitar y para fotografiar. El Arco de Triunfo es la entrada a la Rua Augusta, zona peatonal de comercios, boutiques, cafeterías y restaurantes.

Catedral de Lisboa

Construida en el Barrio de Alfama sobre el terreno de una mezquita, la catedral fue erigida tras reconquistar la ciudad a mediados del siglo XII. De construcción románica del siglo XII, la catedral es muy tranquila y hermosa. Aquí reposan los restos de San Vicente, Patrón de Lisboa. La entrada a la Catedral es gratis pero la visita al Claustro y al Tesoro cuestan 2.50 Euros. Cierra domingos y feriados.

Viaje en tranvía

Lisboa tiene esos tranvías anticuados que te hacen sentir como si estuvieras viviendo en los albores del siglo XX. Sentarse en ellos y subir por las históricas y empinadas calles de la ciudad es un placer simple pero increíble.

Mosteiro dos Jerónimos

El Monasterio de los Jerónimos es uno de los principales exponentes de la arquitectura manuelina en Portugal. Obtuvo el estatus de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983. Aquí se encuentran las tumbas de varios monarcas portugueses como Manuel I y Catalina de Austria y de destacadas personalidades como Vasco de Gama, Luís de Camões y Fernando Pessoa. Es una visita obligada cuando se visita la capital de Portugal. La entrada cuesta 10 Euros y está abierto todos los días de 10am-5:30pm excepto los lunes. En verano, permanece abierto hasta las 18:30.

Padrão dos Descobrimentos

El Monumento a los Descubrimientos fue inaugurado en 1960 durante las conmemoraciones del 500 aniversario de la muerte de Enrique el Navegante. En este monolito de piedra con forma de carabela, aparecen 33 personalidades respresentativas de la Era de los Descubrimientos mirando en dirección al Tajo. Las salas del monumento albergan pequeñas exposiciones temporales y se puede acceder a la última planta, que es un mirador impresionante. La entrada cuesta 6 Euros y cierra los lunes.

Jardines de Príncipe Real

De mayo a octubre, Lisboa es una ciudad al aire libre. Cerca del Jardín Botánico se encuentra el Jardín del Príncipe Real. Su plaza principal es un lugar encantador para relajarse y acostumbrarse al ambiente relajado de Lisboa. Bajando la colina se encuentra la Praça das Flores, una plaza más pequeña no turística con algunos de los cafés al aire libre más atractivos de la ciudad.

Espero que estas sugerencias lo ayuden y que termine enamorado de Lisboa.