Saltar al contenido
Rutas Turísticas

Praga – Viena – Budapest: La vieja Europa

Vieja Europa

Las tres están enclavadas en el centro de Europa, se les conoce también como ciudades de la vieja europa. Praga, es la capital de la República Checa y su población ronda el millón y medio de habitantes. El país limita con Austria, Alemania, Polonia y la República Eslovaca.
Viena es la capital de la República de Austria. El país cuenta con una población inferior a 9 millones de habitantes. Austria limita con Suiza, Liechtenstein, Alemania, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Italia y Eslovenia.
Budapest, capital de la República de Hungría, sus algo más de 10 millones de habitantes comparten frontera con Austria, Eslovaquia, Ucrania, Rumanía, Yugoeslavia y Croacia.

VISITAR PRAGA – VIENA – BUDAPEST (Vieja Europa)

Praga, sonidos de cristal

El cristal de Bohemia checo, el más famoso del mundo, se caracteriza por la utilización de metales en su elaboración. Con esto se consigue darle más dureza, pudiendo crear de este modo un cristal más fino y de mayor calidad sin miedo a que se rompiera.

El metal utilizado para ello es el plomo, realizando unas aleaciones para que no resultase perjudicial. La proporción que se ha empleado siempre y se seguirá empleando es el 24% de plomo.

Viena, aroma de café

Los cafés de Viena, más que una tradición, son como un credo. Los clásicos Kaffeehaus, con su típico ambiente, se prodigan innumerablemente por toda la ciudad y cada uno con su público diferente. Además de los cafés, los Gurigen, típicas tabernas situadas en las afueras, ofrecen vino de la última cosecha.

Budapest, dos ciudades en una

Budapest es, en realidad, dos ciudades separadas por el gran Danubio, Buda y Pest.

Mientras Buda es la vieja ciudad medieval situada sobre la colina, Pest es el ensanche de la gran ciudad que surgió cuando la ya unificada Budapest se convirtió en la segunda capital de un gran imperio: el austrohúngaro.

Vieja Europa

CUÁNDO IR

Estas tres capitales, poseen un clima continental, con inviernos muy fríos y veranos cálidos. La mejor época para visitarlas es de primavera a otoño, cuando el clima es más estable y cálido.

QUÉ ROPA LLEVAR

Si se viaja en primavera o verano, se recomienda llevar prendas ligeras de algodón y un chubasquero, para las noches no olvide llevar alguna prenda de abrigo. En invierno, es necesaria buena ropa de abrigo (incluidos guantes y bufanda). En ambos casos calzarse con zapatos cómodos.

PROPINAS

En restaurantes y taxis de Praga lo más recomendable es dejar el 10% de la factura o redondear la suma hasta el próximo múltiplo de 10. En Viena, las propinas son muy normales y habituales. Botones, conserjes, camareros, taxistas y responsables de los aseos esperan siempre una propina. En Budapest, es normal que las propinas no vayan incluidas en la factura, así que siempre que se haya quedado contento con el servicio puede dar una propina entre el 10 y el 15% de la suma total.

QUÉ COMER

La carne es la base de numerosos platos de cocina de los tres países. Así, podemos, probar platos como el asado de cerdo o el solomillo asado a la crema. Además de carne, también podremos degustar las sopas y consomés o pescados. El goulach, un guiso de carne de vaca, es un plato que podremos encontrar en las 3 capitales.

IDIOMA

En Praga se habla el checo, aunque el alemán y el inglés son las lenguas más utilizadas para los turistas.
El magiar se habla en Budapest, caracterizado por una variedad de sonidos. En Austria se habla el alemán.

Vieja Europa

RELIGIÓN

En Praga la mayoría de la población profesa la religión católica, pero hay un 40% que se declara agnóstico o ateo. En Viena, el 78% de los habitantes son católicos. En Budapest, aunque la mayoría son católicos, un 32,5% de sus habitantes son judíos, ortodoxos o luteranos.

ELECTRICIDAD

La corriente eléctrica es de 220 voltios a 50 hz en los tres países.

COMPRAS

Hungría es famosa por su esmerada y cuidada artesanía. Entre los productos que se pueden adquirir se encuentran los bordados y encajes, las alfombras, la madera tallada, la porcelana y la cerámica. En Praga, son tradicionales los artículos de porcelana y de cristal de Bohemia, los broches y sortijas y los originales huevos pintados. En Viena, además del reconocido comercio de antigüedades, podemos adquirir artículos de porcelana o alguno de sus famosos relojes.

DIFERENCIA HORARIA

No existe diferencia horaria respecto al resto de Europa.