Viajar con bebé

Al viajar con un bebé puedes tener que enfrentarte a un conjunto de obstáculos, especialmente cuando es la primera vez que lo haces.

Si hace solo unos meses que has recibido una nueva vida en este mundo y siempre te ha encantado viajar, puedes estar pensando: «¿Podré viajar con un bebé? Por supuesto que sí puedes viajar con un bebé. Pero enseguida te preguntarás «¿Debería viajar con un bebé?».

Muchos te dirán «¡Es irresponsable!» o «¡Será demasiado difícil! Y luego continuarán «Los bebés necesitan una rutina; no deben estar viajando por todo el mundo».

Los padres pueden atestiguar que a los bebés les gustan las rutinas, así que es importante crear nuevas rutinas cuando viajas. Pero creo que la ruptura ocasional con la norma hace que los bebés sean más adaptables. Los bebés sólo quieren estar con sus padres, y si mamá y papá quieren viajar y tener un cambio de aires, que así sea.

Cómo viajar con un bebé

Obviamente, lo más probable es que no vayas a elegir una zona de guerra como destino, y esperemos que decidas un lugar con buen acceso a la atención médica. Los bebés pequeños son muy susceptibles de enfermarse, pero cuando son pequeños tienes más control sobre con quién y con qué entran en contacto.

¿Y es difícil viajar con un bebé? Sí, pero también, a veces, lo es viajar sin un bebé. Definitivamente, viajar con un bebé no es solo tirar un puñado de pañales en tu mochila, pero eso no significa que no valga la pena.

Los bebés necesitan cosas y tendrás que llevar esas cosas. Los bebés necesitan comer y tendrás que llevar su comida. Los bebés necesitan dormir y deberás asegurarte de que haya un lugar seguro para ello. Tendrás que ajustar tu ritmo, ya que tratar de sacarle el máximo provecho al día te pondrá de mal humor y te cansará. Necesitarás ajustar tus expectativas, tu vida ha cambiado y si piensas que la forma en que viajabas no lo hará, probablemente sentirás una gran decepción.

a baby sleeping on a plane

Aunque hayas leído artículos, investigando lo más posible sobre los viajes con un bebé, no te creas que estás listo. Aunque sea un bebé fácil y adaptable tus viajes ya no serán iguales a los que hacías anteriormente.

Espero que estos consejos clave te ayuden a viajar con un bebé:

1. Amamantar. El mejor alimento para el bebé es también el más fácil de «preparar» cuando estás en el camino. La lactancia materna no sólo elimina el cargar biberones, esterilizadora, fórmula, etc., sino que también el bebé recibirá anticuerpos valiosos que lo protegerán contra las enfermedades cuando esté fuera de casa.

2. Lleva un cabestrillo o una mochila porta bebé. Los fulares portabebés pueden ayudarte a cargar al bebé, pero también puedes usarlos como manta, cambiador o para cubrirte durante la lactancia. Si los fulares portabebés no son lo tuyo, muchas mochilas portabebés de tela liviana ofrecen un excelente soporte. Lo importante es que puedas mantener las manos libres y que no ocupe demasiado espacio cuando lo tengas que guardar.

3. Lleva un cochecito. Cuando viajas con un bebé, un cochecito no es sólo un cochecito, es una silla alta, una cama y un lugar donde colocar cosas. El tipo de viaje que vas a hacer decidirá cual es el más apropiado, si un cochecito ligero o un todo terreno. Los buenos cochecitos son fáciles de empujar y la mayoría son fáciles de plegar cuando es necesario. En climas más cálidos, los arneses y los portabebés pueden resultar incómodos, por lo que un cochecito será más adecuado y también puede ofrecer algo de sombra.

4. Empaque o compre muchas toallitas húmedas. Las toallitas húmedas son las mejores amigas de los padres que viajan con un bebé. No sólo sirven para el propósito que se proponen, sino que también limpian las manos y rostros pegajosos, sirven como papel higiénico y pueden limpiar cualquier superficie que tú o el bebé vayan a tocar. Las toallitas húmedas y el desinfectante de manos (para ti, no para el bebé) pueden hacer que los baños públicos, a veces difíciles, sean un poco más soportables.

5. No te excedas. Si intentas hacer demasiadas cosas todos los días durante tu viaje, todos terminarán sintiéndose exhaustos y agotados. Utiliza los sitios web locales para encontrar parques infantiles y otras salidas para bebés que sean fáciles y cómodas para todos. Ese monumento escalable / trekking a la selva / arrecife coralino ha estado allí por mucho tiempo y seguirá estando allí cuando tu hijo tenga la edad suficiente para disfrutarlo contigo.

Empezar a viajar a una edad temprana hace más fáciles y agradables los viajes con niños pequeños y además les inculca el amor por los viajes.

Dejar respuesta

Por favor, escriba un comentario
Por favor, introduce tu nombre