Saltar al contenido
Rutas Turísticas

Recorriendo la Vía Licia en Turquía

Vía Licia

La Vía Licia es un camino de 540 km señalizado en la costa de Licia, en el sur de Turquía, desde Fethiye a Antalya. La Vía Licia se compone principalmente de caminos romanos, antiguos senderos a menudo duros y pedregosos y el terreno entre la costa y las montañas, a menudo tiene pendientes pronunciadas.

Licia es como se llamaba antiguamente la península de Tekke, que se adentra en el Mediterráneo en la costa sur de Turquía. Las montañas se elevan abruptamente desde la costa rocosa, ofreciendo hermosas vistas y variados paseos. En su paisaje predominan los pinos mezclados con los madroños y la algarroba y en las elevaciones más altas el enebro y el cedro.

Los licios eran una población democrática e independiente, con un estilo de arte desarrollado y un alto nivel de vida. Su posición estratégica les brindaba oportunidades únicas para el comercio marítimo. Después del dominio persa, los licios recibieron a Alejandro Magno, absorbieron la cultura griega,  convirtiéndose en una provincia del Imperio Romano. Los romanos desarrollaron muchas ciudades y puertos, vinculándolos con caminos pavimentados y equipándolos con teatros, baños, foros, templos y puertas ceremoniales. Con posterioridad el cristianismo se afianzó por lo que se fundaron muchos monasterios bizantinos en las colinas licias. Las tumbas y ruinas de Licia abundan en la península y en la Vía Licia existen muchas de estas antiguas ruinas.

Vía Licia

Recorrido por la Vía Licia

Con el fin de brindarles informaciones a los viajeros durante todo el recorrido por la Vía Licia han hecho marcas indicando la dirección a seguir.

Estas marcas blancas y rojas están a una distancia de 80 metros unas de otras, pero cuando el camino se dificulta están más cerca y si es en línea recta se colocan más distanciadas. Estas señales pueden estar pintadas en rocas a lo largo de la ruta o en los postes de servicios públicos o en los muros de un jardín.

Vía Licia: Fethiye

Según la leyenda, es el lugar donde el dios Apolo cayó desde el cielo, es el inicio de la Vía Licia que recorre el Mediterráneo turco y donde se encuentran algunas de las playas más hermosas de Turquía.

Fethiye es diferente, no es la típica ciudad de vacaciones, más bien es utilizada como un breve punto de partida para muchas excursiones en barco hacia la Riviera Turca o para otros destinos relativamente cercanos como Omán y Bulgaria. Pero es mucho más interesante recorrer la Vía Licia desde Fethiye y antes de partir disfrutar de sus famosas playas hasta alcanzar un buen bronceado, pero claro, como toma tiempo conseguirlo adecuadamente lo mejor es conocer un poco la ciudad.

El mercado de pescado Fethiye, en el centro de la ciudad, tiene un ambiente organizado, que se amplia a los restaurantes de ladrillo y que rodean a las tarimas con pescados y mariscos frescos. Una gran fortuna para los viajeros es que se puede comprar el pescado que se quiera comer y después de elegirlo, lo cocinarán en cualquiera de los restaurantes que están en los alrededores del mercado.

Vía Licia

Vía Licia: Kayakoy

Cuando ya comiences a recorrer la Vía Licia, no dejes de visitar el pueblo fantasma de Kayakoy, a menos de 10 kilómetros de Fethiye. Esta ciudad abandonada, que actualmente es un museo, una vez fue un pequeño pueblo griego de unos 3.000 habitantes y ahora son viviendas desiertas como consecuencia de un intercambio de población entre Turquía y Grecia alrededor de 1922. Vagar por las calles de Kayakoy es gratis, pero hay que pagar un pequeño abono para visitar tanto la gran iglesia católica en excelentes condiciones como la biblioteca situada en la cima de uno de los picos más altos de la montaña que vale la pena por las vistas.

Vía Licia: Parque Nacional Saklikent

En este parque podrás visitar el cañón Saklikent, considerado uno de los mayores de Europa pues se extiende a través de casi 20 km entre dos montañas y su desfiladero tiene una profundidad de 300 metros. A partir del mes de abril está abierta una ruta de senderismo de 4 km, en los meses de invierno no se puede recorrer debido a la nieve. Existen varias cuevas que sirvieron de refugio al hombre que habitaba en esta zona hace más de dos mil años.  En el Parque Nacional Saklikent se puede practicar rafting descendiendo por el río, también el trekking y recorrer los senderos para apreciar la inusual belleza de sus paisajes.

En otros artículos continuaremos este recorrido por la Vía Licia.