Saltar al contenido
Rutas Turísticas

Qué visitar en Praga

Praga

Praga es la capital de la República Checa y al encontrarse ubicada en el centro de Europa es un destino turístico que siempre parece estar de moda. La cantidad de viajeros que la visita no muestra señales de disminuir, al contrario aumenta a medida que se convierte en un centro de la tecnología digital.

Praga, con  una población de más de un millón de habitantes es un pilar fundamental de la región de Bohemia. Considerada una de las ciudades más bellas de Europa, el centro histórico de Praga es, desde 1992, Patrimonio Mundial de la UNESCO.

A lo largo de los siglos, se convirtió en un importante centro para judíos, artistas e intérpretes europeos. El compacto centro medieval de Praga sigue siendo una maravillosa mezcla de calles adoquinadas, patios, catedrales e innumerables torres de iglesias a la sombra de un majestuoso castillo del siglo IX.

Praga

Qué visitar en Praga

El centro histórico de Praga es totalmente medieval, con unas edificaciones preciosas y muy bien conservadas. Si a esto le agregas una rica historia, unos parques enormes, una vida nocturna al estilo de Las Vegas y un toque romántico, entonces te darás cuenta del por qué es un destino turístico que no te debes perder.

A lo largo de los años Praga ha cambiado mucho pero sin perder la esencia de una ciudad con un encanto increíble. Mantiene sus calles adoquinadas y las pintorescas casas medievales. Recorrer este lugar a pie es una forma de conocer un poco de su historia, caminar por la Plaza de la Ciudad Vieja, el Castillo de Praga y el barrio judío. Cruza el Puente de Carlos I y otros puentes históricos, donde encontrarás artistas que venden increíbles obras de arte. También podrás contemplar el Reloj Astronómico, una atracción maravillosa en la que el carillón hace que cada hora la gente se detenga para verlo en acción, deleitándose con sus detalles. La perfección artística del reloj lo convierten en uno de los más bellos de Europa.

Castillo de Praga

El famoso Castillo de Praga, cuya construcción data del Siglo IX, es un lugar que lógicamente hay que visitar. El castillo, que domina la ciudad, es una ciudadela conformada por palacios, iglesias y parques, entre los que se encuentran la Catedral de San Vito, el Antiguo Palacio Real, la Basílica de San Jorge, el Callejón del Oro, la Torre Daliborka, la Torre de la Pólvora y el Palacio Rozmberk. El edificio que más destaca es la Catedral de San Vito, que se puede ver desde afuera de las murallas de la ciudad.

Explora una serie de catacumbas que vale la pena conocer. Podrás ver una exhibición que muestra la vida medieval. No dejes de visitar el laboratorio en el que se hacían las pócimas.

La Torre de la Pólvora es una torre medieval con una de las 13 puertas originales de la ciudad. Su construcción comenzó en 1475 y durante el siglo XVII se utilizaba para almacenar pólvora.

Praga

El barrio judío de Praga se encuentra entre la Plaza de la Ciudad Vieja y el río Moldava y en él se encuentran varias sinagogas, el antiguo Cementerio Judío, el museo dedicado a Kafka y el Ayuntamiento. Es una de las atracciones más populares en Praga que honra la historia de lo que fue una de las comunidades judías más grandes de Europa.

El Parque Letná se encuentra al otro lado del río desde el barrio judío y tiene varios senderos para caminar, una cafetería y amplias vistas de la ciudad. Verás a muchos estudiantes de arte pintar el paisaje urbano.

Kutná Hora fue un importante centro para la extracción de plata en la Bohemia medieval. Ayudó a mantener ricos a los reyes de Praga. Ahora la ciudad es famosa por su espeluznante iglesia de huesos, el Osario de Sedlec, que contiene entre 40,000 y 70,000 huesos. También puedes visitar el centro histórico de Kutná Hora para ver otras atracciones como las maravillosas iglesias medievales, los miradores y una plaza grande.

Mientras que el Castillo de Praga recibe todo el amor, Vyšehrad, ubicado en la parte sur de la ciudad, también fue uno de los castillos originales de los reyes de Praga. Fue construido alrededor del siglo X y contiene el edificio más antiguo de Praga, la Rotonda de San Martín. Pocos turistas vienen aquí, así que tendrás a tu disposición el castillo y las vistas de Praga.

Petrín es el parque más grande y más bello de la ciudad, con vistas panorámicas de Praga. Encontrarás un jardín, un laberinto y una torre de observación. Se pueden subir los 299 escalones hasta la cima de la torre y obtener una vista impresionante de Praga. En este extenso parque es fácil perderse entre los árboles porque los caminos serpentean por doquier. Hay un funicular que puede llevarlo hasta la cima pues este parque se encuentra en una gran colina y puede ser extenuante.

Praga es famosa por su música clásica y hay salas de conciertos por toda la ciudad. Realizan espectáculos nocturnos de piano clásico y canto y encontrarás gente vendiendo boletos por toda la ciudad.

Visite el Monumento Nacional en el Parque Vitkov – Esta colina ha jugado un papel importante en el desarrollo de la ciudad y tiene una gigantesca estatua de Jan Žižka, quien en 1420 derrotó al Rey Católico Segismundo en esta misma colina. También encontrarás la Sala Ceremonial, que tiene una exposición muy buena y detallada sobre la historia del país durante el siglo XX y la Tumba del Soldado Desconocido.

Praga es una parada imperdible para cualquier viajero. Es todo tan hermoso que te llenará de placer tus sentidos.