Patagonia

Visitar la Patagonia desde Santiago de Chile es una experiencia única. Es un viaje perfecto para desconectar, despejar la mente, caminar y acampar.

En Santiago de Chile, se aborda un avión con rumbo a la Patagonia y del aeropuerto al Parque Nacional Torres del Paine. El parque, fundado en 1959, tiene muchosglaciares, lagos helados, valles profundos, famosas montañas de granito y hermosos bosques de pinos. Más de 100.000 personas lo visitan cada año, lo que lo convierte en uno de los principales destinos de América del Sur.

Visitar la Patagonia

El circuito W se llama así porque sigue las formaciones naturales de tres valles, formando así una W. Es el circuito más popular del parque, ya que llega a todos los lugares de interés: El Glaciar Grey, el Valle del Francés y las Torres Towers.

El parque es fácil de explorar, pero si tienes poca experiencia en acampar, lo mejor es contratar un tour para tener un guía que conozca los senderos. También te podrá contar la historia del parque y darte información y datos sobre la flora y la fauna del lugar. Además el guía se encargará de los trámites para obtener los permisos para acampar y caminar. Generalmente el tour dura 5 días/4 noches.

Al llegar al parque, en lo que el guía hace los trámites, podrás maravillarte y tomar fotografías de las montañas grises gigantes que se elevan ante ti y disfrutar del aire fresco.

La primera caminata es hacia el Glaciar Grey, llamado así por su tono gris producido por la luz que se refleja en el suelo y la suciedad que aplasta y transporta a medida que desciende por las montañas y se adentra en los lagos. Detrás está el lago Pehoé con su agua azul, profunda y cristalina. Al llegar a un mirador en lo alto del Lago Grey, las ráfagas de aire frío son incómodas pero obtendrás unas fantásticas fotos del glaciar antes de descender del mirador. Después se continúa el recorrido por el sendero hasta el bosque de pinos.

Cuando llegues de regreso al campamento Paine Grande, horas más tarde, los encargados ya habrán instalado las tiendas de campaña.

A la mañana siguiente, se hace la caminata de 22 km por el Valle del Francés, en la que hay que ascender a través de un bosque, cruzar ríos y un valle antes de llegar al Glaciar Francés. Allí, el hielo derretido cae estruendosamente desde los acantilados, suena como un intenso trueno y se ve la nieve cayendo en cascada por la montaña.

Glacier Grey in Patagonia

Al tercer día hay que trasladarse en barco hasta un nuevo campamento, el Refugio Las Torres por lo que no hay caminatas.

El cuarto día, se hace la caminata más famosa del parque: los 22 km de ida y vuelta a las Torres, una de las más difíciles. Estas tres torres situadas en un lago glaciar son perfectas, con sus espirales de granito cubiertas de hielo sobre un lago de aguamarina. Una imagen ideal para ser usada como fondo de pantalla del ordenador.

Las Torres in Torres del Paine National Park

Después de llegar a la cima y estar un buen rato almorzando en el mirador, se comienza el descenso.

Al salir del parque al día siguiente, estarás agotado pero agradecido por estar en contacto con la naturaleza en la Patagonia, uno de los lugares más hermosos que puedas ver. Es uno de esos lugares en la tierra que te hace darte cuenta de lo pequeño que eres y de lo grande y significativa que es la naturaleza.

Logística
Para llegar a Torres del Paine, puedes tomar un tour o hacerlo por tu cuenta saliendo desde Puerto Natales, Chile, donde los buses salen regularmente y te dejan en el barco que te llevará hasta el campamento de Paine Grande.

Dejar respuesta

Por favor, escriba un comentario
Por favor, introduce tu nombre