Bermudas 2

Si alguna vez has oído comentarios sobre la tecnología en los viajes, es probable que te hayas encontrado con alguien que insista en que los gadgets no dejan disfrutar al máximo la experiencia del viaje. Este es un argumento fácil de utilizar cuando ves viajeros sentados alrededor de una mesa pegados a sus smartphones o portátiles y ninguno parece ser muy sociable.

Al mantenernos atados a la tecnología en la vida diaria, ¿la tecnología nos roba la oportunidad de hacer amistades reales en los viajes? Con los teléfonos inteligentes, ¿hay ahora menos probabilidades de tener esos momentos emocionantes e inesperados que se anhelan durante los viajes?

Hace unos 20 años en la sala común de un hostal, te encontrarías con pequeños grupos de huéspedes jugando a las cartas, leyendo libros e intercambiando historias. En cambio, actualmente el logotipo azul de Facebook brilla en una docena de teléfonos inteligentes, ya que los estados y los álbumes de fotos se actualizan para que todos sepan lo bien que estamos pasando nuestras vacaciones.

Ventajas de la tecnología en los viajes

Antes se consideraba un fracaso si después de una hora en la sala común o en el bar del hostal no habías hecho un nuevo amigo. Ahora no es que sea imposible hacer nuevas amistades, pero cuando falla la conexión Wi-Fi, se te facilitan mucho las cosas.

A pesar de la cantidad de redes sociales y de aplicaciones para conocer gente en el lugar donde estés, los teléfonos inteligentes y las tabletas nos mantienen distraídos y ni nos damos cuenta de las personas que tenemos a nuestro alrededor.

Cuando nuestro smartphone trabaja con datos, caemos en la tentación de salir corriendo en busca de una señal Wi-Fi gratuita. Los viajes largos se convierten en una cuestión de cuánta batería queda y cuántos gigas se han descargado, en lugar de conocer a la gente y los lugares que nos rodean.

Con un mapa de todo el mundo en el bolsillo y un pequeño punto azul que nos dice dónde estamos, es fácil perder la espontaneidad. Perderse mientras viaja puede ser aterrador, fascinante y revelador – a menudo todo al mismo tiempo – y al usar la tecnología para evitar que eso suceda, nos perdemos todo lo bueno y lo malo que conlleva.

Si viajaste sin tecnología durante años, aunque a veces eches de menos esos tiempos más sencillos, seguramente ahora te sientes más seguro durante tus viajes. Cualquier inconveniente que te surja podrás resolverlo con una llamada rápida o un mensaje desde tu smartphone.

Poder abrir una aplicación para reservar alojamiento en el último minuto, luego buscar la dirección en Google Maps para encontrarla, hace que llegar a una nueva ciudad a altas horas de la noche sea mucho menos intimidante.

No había nada glamoroso en caminar 20 minutos bajo la lluvia buscando un teléfono público que funcionara para llamar a casa o pagar más por los vuelos porque tenías que reservarlos a través de una agencia de viajes.

Tecnología en los viajes

Es muy práctico que el teléfono haya reemplazado todo, desde el despertador hasta la linterna. Ya no necesitas llevar un walkman y media docena de cintas para escuchar música durante el viaje; puedes comprobar el saldo bancario y sacar dinero del cajero automático más cercano en menos de un minuto, casi en cualquier parte del mundo.

Ya no tienes que ir a todas partes armado con un mapa en papel. Con el teléfono en la mano, puedes seleccionar a donde quieres ir, te recomendará un recorrido y sabrás la distancia y cuánto tiempo demorarás en llegar al destino elegido. La tecnología ha hecho más fácil no perderse en un lugar desconocido pues te llevará a encontrar el camino de regreso.

Si te hacen suspirar esos días de viaje sin tecnología, puedes conseguirlo fácilmente cuando quieras, solo tienes que apagar el smartphone que llevas en tu bolsillo.

Como con la mayoría de las cosas en la vida, el equilibrio es la clave. Está bien pasar un tiempo razonable en el teléfono para revisar el correo electrónico, facebook o chatear con tu familia, pero después de eso, guárdalo para hablar con las personas que te rodean.

Toma unas cuantas fotos de esas playas paradisíacas donde estás para mostrárselas a tus amigos, pero no te pases 20 minutos buscando el ángulo perfecto.

Los gadgets son sólo una herramienta para ayudarte a viajar, como una mochila o un par de zapatos cómodos. No son una necesidad y no siempre mejoran tu viaje, de hecho, lo harán mucho menos interesante si te apegas demasiado a ellos.

Pero siempre hay momentos increíbles, escondidos entre la gente, los lugares, la comida y la cultura de cualquier lugar que visites que no debes perderte por estar inmerso en el teléfono.

La tecnología ha hecho los viajes más fáciles, más accesibles y más seguros que nunca.

Dejar respuesta

Por favor, escriba un comentario
Por favor, introduce tu nombre