Islandia

Islandia, además de sus famosos fiordos, el glaciar más grande de Europa, sus impresionantes volcanes y las hermosas auroras boreales, tiene mucho más que ofrecer a los viajeros que llegan a esta tierra de hielo y fuego.

¿Qué ver en Islandia?

Las auroras boreales son un espectáculo increíble. Mientras miras el cielo, telones de neón y verde oscuro cambian a rosa claro y de nuevo a verde, que salen de la nada, colgados como en perchas invisibles y bailando al ritmo de una sinfonía inaudita.

Aparecen, desaparecen y reaparecen nuevamente por todo el cielo. La primera vez que las veas, te olvidarás de que hace mucho frío y te quedarás durante horas admirando el brillante ballet de la naturaleza.

Si tienes grandes expectativas con tu visita a Islandia, te aseguro que te sentirás más que satisfecho. Imagine un paisaje majestuoso con los picos de montañas irregulares, los volcanes con campos de lava desolados, las colinas onduladas con ovejas pastando y glaciares que se extienden por kilómetros. En fin, un país utópico donde sus habitantes viven en sintonía con la naturaleza.

Desde el momento en que aterrice, será bien recibido y ayudado por amables extraños. En cada paso del camino se encontrará con islandeses serviciales y emocionados que buscaban mostrar lo mejor de su país. Aman la naturaleza, muchos creen seriamente en los elfos y en los cuentos de hadas y aprecian una buena pinta de cerveza y no deje de comer su tradicional sopa de langosta (¡deliciosa!)

Vida nocturna en Islandia

La vida nocturna de Reykjavik es mucho más loca de lo que Nueva York puede ofrecer.

Durante su viaje por Islandia se encontrará con paisajes desconcertantes y gente local servicial. Para una isla tan pequeña, Islandia tiene una amplia gama de paisajes y microecosistemas. Y mientras viaje, camine y espera ansiosamente ver la aurora boreal, no puede evitar notar el silencio. Con casi nadie o animales alrededor, la tierra parece muy tranquila. En Islandia, el ruido apenas existe, y ese silencio te ayuda a apreciar la vida.

En un hermoso día despejado en el norte, un guía local puede llevarlo a explorar los lugares de filmación de Game of Thrones (¡sí, eso es una cosa que existe!). Después suba a la colina rocosa, disfrute de la meseta vacía, notará como Islandia se expande en todas las direcciones a su alrededor, con volcanes y montañas en la distancia.

No hay señales de civilización. Todo lo que podíamos oír era el sonido del viento azotando nuestras cabezas. Los islandeses dan la sensación de que tienen un profundo amor por la naturaleza y que estaban felices de estar sentados allí.

Lo más seguro es que el guía le muestre unas rocas con la forma de un bote y les diga «Es un barco de trolls». Y continuará la historia: «Hace años, el lago estaba siendo sobreexplotado por un troll, así que los habitantes de ese lugar se quedaron hasta muy tarde, haciendo que el troll olvidara qué hora era.

De repente, al salir el sol, el troll corrió de vuelta a su cueva para no convertirse en piedra. En el camino, dejó caer su bote. En algún lugar ahí fuera está el troll, pero no lo hemos encontrado.» Así finalizará diciendo: «Creo que estas historias nos enseñan a respetar la naturaleza. Islandia es un medio ambiente duro, y es fácil estropear la tierra o ponerse en peligro. Estas historias nos enseñan sobre el equilibrio. Pero, no puedo asegurar que estas criaturas no existen, ¿saben? Esta tierra es especial».

Visite las aguas termales cerca de Myvatn, relájese en sus aguas y verá que antes de darse cuenta la visita de dos horas habrá terminado. El tiempo aquí pasa demasiado rápido, de eso se dará cuenta al finalizar su viaje a Islandia: pasó demasiado rápido. Los días que pase allí simplemente nunca serán suficientes.

a rainbow in iceland

Tanto el guía como otros muchos islandeses hablan efusivamente de su país, resaltando todas las maravillas que ofrece. Y tienen razón: hay algo místico y especial en Islandia.

Dejar respuesta

Por favor, escriba un comentario
Por favor, introduce tu nombre