Consejos de viaje

Consejos para viajar a cualquier parte del mundo. Cada industria tiene sus propias reglas y el turismo no es diferente. Hay muchas reglas para viajar por el mundo sin cometer errores costosos y que ayudan a acelerar el ritmo en que nos fundimos en la cultura local.

Estos consejos para viajar a cualquier parte del mundo te harán que todo te sea más fácil, mejor y menos estresante.

Consejos para viajar a cualquier parte del mundo

Sé aventurero – Sólo se vive una vez. Vas a tener la oportunidad de hacer cosas salvajes que nunca has soñado hacer cuando viajas. No te contengas. Cuenta hasta tres, di «al diablo» y da el salto. No has venido hasta aquí para nada. Di que sí cuando alguien te pida que vayas a escalar, a bailar salsa, hacer espeleología o probar el pimiento más picante del mundo.

Siempre lleva una copia de tus documentos por seguridad – Llevar una copia de tus documentos (pasaporte, documento de identificación, carnet de conducción, tarjeta del banco). De esa manera, si los pierdes o te roban puedes agilizar la solución el problema sin paralizar tu viaje, simplemente será una molestia.

Únete a un programa de viajero frecuente – Obtendrás una recompensa por cada vuelo que vayas a tomar al unirte a un programa de viajero frecuente. Entonces ganarás millas, algunos beneficios y hasta vuelos gratis.

Viajar solo – Viajar solo al menos una vez en la vida te enseñará a ser autosuficiente, fomentará la independencia, te permitirá conocerte a ti mismo y te hará más extrovertido al forzarte a hablar con extraños. Te sorprenderá lo fácil que es.

Aprende frases básicas – Los locales no esperan que seas un experto, pero aprender algunas frases básicas en el idioma local ayudará mucho. Enseguida verás una sonrisa a sus caras e incluso podrías hacer algunas amistades. “Hola,” ”cómo está usted?” y “gracias” te abrirán muchas puertas, no importa en que parte del mundo estés.

Alojamiento en albergues – Conoce a otros viajeros y experimenta el espíritu comunitario de viajar alojándote en albergues unas cuantas veces. No todos son los lugares sórdidos que se ven en las películas. La mayoría de los albergues son muy limpios, ofrecen desayuno, tienen camas cómodas y Wi-Fi, organizan eventos y conocen muy bien la zona. Tampoco son sólo para mochileros jóvenes, encontrarás gente de todas las edades (e incluso algunas familias) alojándose allí. Inténtalo. Puede que te guste.

Utiliza las oficinas de turismo – Las oficinas de turismo locales son un tesoro de conocimientos. Cuando llegues a un nuevo destino, visita la oficina de turismo y hazle al personal un número insensato de preguntas sobre el lugar. Saben exactamente dónde hacer qué y cuándo.

Prueba nuevos alimentos – La mejor manera de experimentar la cultura es a través de su gastronomía. No tengas miedo de probar cosas nuevas. Sal de tu zona de confort y experimenta.

Sé flexible con tus planes – Al viajar, una serie de accidentes felices pueden conducirte hasta un lugar no planificado. No dejes de ir a esa ciudad con los amigos que acabas de conocer porque no estaba planificado en tu itinerario. Si no vas, te arrepentirás.

Lleva un equipaje ligero – Generalmente no se utiliza la mitad de lo que se lleva en el equipaje. Antes de preparar la maleta, pon todo lo que crees que vas a necesitar en un montón y luego quita la mitad.

Lleva dinero extra – En un viaje siempre pasa algo. Nunca piensas que tendrás la oportunidad de hacer una excursión maravillosa o que tendrás que comprar un cable para el Smartphone. Siempre lleva dinero extra para «por si acaso». Puede que no lo necesites, pero estará ahí por si te hace falta.

Di sí muchas veces – No te limites. Di sí a las nuevas experiencias. Aventura y exploración de lo desconocido es de lo que se trata el viaje.

Piérdete – Recorrer una nueva ciudad sin mapa. Piérdete – porque al final, no te estás perdiendo realmente, sólo estás descubriendo nuevas experiencias. Así que deja el mapa y deambula. Eventualmente, encontrarás tu camino.

Compra una tarjeta SIM – Será más fácil mantenerse en contacto con amigos y familiares, reunirse con otros viajeros y contactar con los albergues por teléfono. Las tarjetas SIM y los teléfonos prepagados son baratos, por lo que no hay excusa para no estar conectado.

Viaja despacio – Esto no es una carrera o una competición. Sé que quieres ver y hacer muchas cosas en un tiempo limitado, pero ves mucho más cuando ves mucho menos. Viaja despacio y experimenta cada lugar. No corras de estación en estación; eso se convertirá en un viaje estresante y desagradable. Con los viajes, menos es más.

Evita los taxis – Sólo porque cuestan mucho. No los uses a menos que no tengas otra opción.

Lleva una botella de agua – No sólo todas esas botellas de agua de plástico son malas para el medio ambiente, sino que el costo de cada una se acumula con el tiempo. Una botella de agua por aquí, una botella de agua por allá, y usted ha gastado $50 en agua. Consigue una botella de metal y bebe el agua del grifo.

Lleva los primeros auxilios básicos – Las ampollas, cortadas y raspaduras ocurren en cualquier parte del mundo, por lo que es bueno llevar vendajes, crema antibacteriana y algo de crema de hidrocortisona por si acaso. Lleva también cinta adhesiva, nunca sabrás cuándo te será útil.

Sal de los caminos trillados – Londres, París y los templos de Kyoto son increíbles, pero sal de los caminos trillados, aléjate de las multitudes y explora por tu cuenta. Encuentra algo nuevo que no esté en la guía de turismo y conoce a los locales. El camino menos transitado suele ser bueno.

Y finalmente, el consejo más importante de todos….

Ignora todos estos consejos y haz lo que quieras – Es tu viaje. Ve a donde quieras, cuando quieras y por el tiempo que quieras. No te preocupes por esto o aquello. Comete errores. Aprende. Comete más errores. Diviértete y conviértete en un mejor viajero. Al final del viaje, mirarás atrás y verás que valió la pena.

Dejar respuesta

Por favor, escriba un comentario
Por favor, introduce tu nombre