Saltar al contenido
Rutas Turísticas

Visitar Porto, Portugal

Porto Portugal

Porto es la segunda ciudad más grande de Portugal, y el distrito de Ribeira es una zona de patrimonio mundial de calles sinuosas e iglesias que mantienen el sentimiento del viejo mundo que se espera de una ciudad tan histórica. Aunque Porto carece de la belleza de Lisboa, es una hermosa ciudad llena de gente amable, buena comida y excelentes vinos que encontrarás en los restaurantes y cafés frente al río. Además, es el mejor lugar para comenzar algún viaje al cercano Valle del Duero, donde podrá visitar los famosos viñedos de la región y catar sus vinos.

Cosas que ver y hacer en Porto

Jardín del Palacio de Cristal

Se trata de un jardín en el centro de Porto con un impresionante paisaje y un pabellón de cúpula alta. Hay una avenida de tilos, un bonito río para pasear, e incluso se puede ver un concierto o una exposición en uno de los edificios. En definitiva, un lugar relajante para visitar.

Viajar en barco por el río Douro

Disfrute de un viaje en barco por el río Douro (Duero en español), pasando por debajo de los puentes de la ciudad desde Porto hasta Gaia, una forma relajante de ver la ciudad. También hay cruceros de 2 y 3 días con un amplio recorrido por el Douro que incluyen visitas a viñedos con pruebas de vinos.

Las bodegas de Vila Nova de Gaia

Porto es el hogar del vino de Porto y una visita a este lugar no estaría completa sin visitar las bodegas de vino de Porto que están en Vila Nova de Gaia. Usted puede aprender sobre la historia del puerto y su impacto en la ciudad en el Museo del Vino de Porto.

Museu Nacional Soares dos Reis

Otro impresionante museo de arte ubicado en el Palacio Neoclásico das Carrancas. Una de las colecciones permanentes es la galería de obras del escultor portugués António Soares dos Reis, que da nombre al museo. La entrada cuesta 3 EUR y está abierta todos los días, excepto los lunes, de 10:00 a 18:00. Los domingos y feriados es gratuita.

Livraria Lello & Irmão

Si le gustan las librerías bonitas  o si se está quedando sin material de lectura para las vacaciones, no puede perderse esta. En Porto encontrará una renombrada y hermosa librería: Lello & Irmão. Esta librería, inaugurada en 1906, cuenta con interminables estantes de libros, una gran escalera central con una llamativa alfombra roja y vidrieras de tonos azules que llenan de luz toda la librería.  La entrada cuesta 5 Euros destinados al mantenimiento y conservación, pero si haces una compra te los descuentan.

Palacio de la Bolsa

La construcción comenzó en 1842 y no concluyeron hasta 1909. El suntuoso palacio es una muestra del estilo arquitectónico neoclásico. Su recorrido es muy interesante y muestra una parte de la historia poco conocida. La visita es guiada y cuesta 10 Euros.

Casa da Música

Esta sala de conciertos de última generación ofrece una serie de espectáculos que incluyen música y teatro local. En este emblemático edificio, obra del arquitecto holandés Rem Koolhaas, tiene lugar una completa gama de eventos en los que confluyen todos los géneros y estilos.

Mercado do Bolhão

Este mercado abrió sus puertas en 1914. Con varias plantas, que dan a un patio central, hay tiendas donde se pueden comprar alimentos frescos, incluyendo carne, pescado, frutas y verduras y pan. También puede comprar flores y artesanías.

Estadio do Dragão

Visite el Estadio do Dragão para asistir a un partido de fútbol. Los aficionados del FC Porto son unos de los más apasionados de Europa y tienen grandes rivalidades con otros equipos portugueses. El FC Porto ha ganado dos veces el Campeonato del Mundo de Clubes y la Liga de Campeones y también ha ganado la Copa de la UEFA.

Iglesia de San Francisco

Desde el exterior, parece una iglesia europea más, pero una vez dentro, esta iglesia de estilo barroco y gótico le sorprenderá con su decoración increíblemente lujosa. Casi cada centímetro del lugar está cubierto de oro.

Francesinhas

Una última recomendación, no se vaya de Porto sin comerse una «Francesinha», una deliciosa bomba calórica. Es como un emparedado con salchichas portuguesas, jamón, bistecks y queso derretido, todo esto bañado con una salsa y acompañado de patatas fritas. Ah! y en muchos lugares encima del queso derretido le ponen un huevo frito.