Saltar al contenido
Rutas Turísticas

Isla de Pascua

Isla de Pascua

La Isla de Pascua es un pequeño territorio chileno ubicado en el Océano Pacífico, a más de 3,600 km del Chile Continental. La mejor forma de llegar a la isla es por avión, en los vuelos diarios desde y hacia Santiago de Chile.

La isla de Pascua es extremadamente pequeña, por lo que es posible moverse con bastante facilidad.  El único poblado de la isla es Hanga Roa y ahí encontrarás coches de alquiler. Con un automóvil, es posible ver los principales sitios de la isla en un día. Un automóvil es realmente ventajoso y no es mucho más caro que otras opciones y podrás tener mayor independencia para visitar los diferentes lugares que si vas en un recorrido organizado. Se puede intentar andar en bicicleta, que también las alquilan, pero debes tener en cuenta que, aparte de las principales carreteras pavimentadas en Hanga Roa y el camino pavimentado a Anakena, las carreteras a otros muchos sitios de interés son de tierra, bastante irregulares y con baches.

La forma más sobrecogedora de tomar consciencia de donde está la Isla de Pascua es subiendo al volcán Poike, que es la cima más alta. Desde allí, podrás contemplar la inmensidad del Océano Pacífico que parece infinito.

¿Qué visitar en la Isla de Pascua?

Las mayores atracciones para los viajeros son, por supuesto, los Moai. Los Moai son las gigantescas figuras talladas en piedra y para los Rapa Nui representan a sus ancestros que, por méritos adquiridos en vida, merecían esta distinción y los consideran sus protectores. Los sitios funerarios donde están ubicados los Moai se llaman Ahu.

Isla de Pascua

Otra de las atracciones de la Isla de Pascua es el buceo. Es un sitio espectacular para sumergirse en las profundidades del mar y disfrutar de su sorprendente luminosidad y la belleza de su mundo marino tan variado. Podrás ver especies que no existen en ninguna otra parte del mundo.

La mayoría de los lugares de interés se pueden visitar de forma gratuita y se encuentran a lo largo de la costa de la isla. Los que visitan la Isla de Pascua  por primera vez quedarán impresionados por la cantidad de sitios arqueológicos que hay en la isla. Cada pueblo tenía un Ahu o varios Moai, así que si haces un recorrido por la costa sur de la isla, podrás observar muchas de estas maravillosas esculturas.

De una belleza excepcional son los cráteres volcánicos, el del volcán Rano Kau es el cráter más grande de la isla y contiene el lago de agua dulce más grande de la isla. Entre el borde del cráter y el acantilado que termina en el mar, se encuentra el pueblo sagrado de Orongo, lugar donde se efectuaba la competencia de los hombres pájaro. Orongo tiene una increíble vista de los islotes Motu Kao Kao,  Motu Iti y Moto Nui y del Océano Pacífico. Cada una de las casas de Orongo está hecha con lajas de basalto y en sus paredes interiores se pueden observar muchas pinturas que representan aves y utensilios. Al cráter del volcán Rano Kau se puede llegar caminando por un sendero rodeado de vegetación o hacer el trayecto en automóvil.

Otro volcán que no se puede perder el viajero es el Rano Raraku. Este volcán fue la cantera es donde se tallaron la mayoría de los Moai para después trasladarlos a los Ahu. En la ladera sur de Rano Raraku se pueden ver las distintas etapas de como esculpían los Moai y algunos que se encuentran parcialmente terminados. En Rano Raraku también está el Moai más grande, mucho más grande que cualquiera de los que se encuentran en los Ahu. En el cráter del volcán Rano Raraku, se pueden apreciar varios Moai a medio esculpir, lo que constituye un escenario único. Pero por muchas imágenes que hayas visto de los Moai, nada se compara con la experiencia de verlos de cerca, sobre todo te impactará la cantera del volcán Rano Raraku con sus Moai aún sin terminar.

Cientos de gigantes de piedra, de varias toneladas de peso, fueron esculpidos en las laderas de Rano Raraku y luego transportados hacia todos los Ahu de la isla.

La Isla de Pascua tiene dos playas de arena blanca. Anakena, en el lado norte de la isla, es un excelente lugar para practicar submarinismo y Ovahe en el sur, mucho más grande que la de Anakena y está rodeada de impresionantes acantilados.

Isla de Pascua

Puede ser una verdadera aventura salir a explorar las numerosas cuevas de la isla, que son bastante interesantes como las que puedes encontrar en medio de un terreno de lava y que se asemeja a la superficie de Marte o las que te llevan hasta grandes profundidades y extensos sistemas de cuevas.

El Parque Nacional Rapa Nui, que ocupa el 43,5% de la superficie de la Isla de Pascua, es Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1995. Sus residentes dependen en gran medida del turismo y de los vínculos económicos con Chile. Al igual que muchos pueblos aborígenes, los Rapa Nui buscan un vínculo con su pasado y la forma de integrar su cultura con las realidades políticas, económicas y sociales actuales.

Casi todos los lugares que visitará en la isla se encuentran dentro del Parque Nacional, por lo que necesitará un boleto de entrada para ingresar a ellos. El boleto tiene una duración de 10 días, a partir de la primera marca de control y pueden pedírtela en cualquier punto del parque. Es por eso debes llevarlo contigo todo el tiempo que estés en la isla pues tienes que mostrarlo cada vez que llegues a un lugar. A Rano Raraku y a Orongo solo puedes entrar una vez con el boleto pero a las demás áreas puedes ingresar todas las veces que desees, pero siempre mostrando el boleto.

En las entradas del parque, encontrarás reglas dirigidas a los visitantes para preservar el patrimonio cultural de la Isla de Pascua y en especial del Parque Nacional Rapa Nui. Está prohibido alejarse del camino, subir a las estatuas, recoger rocas y otras acciones que pueden parecer obvias para la mayoría de los turistas. Estas reglas son importantes porque ayudan a preservar los Moai y el entorno, ya que el clima y la erosión los castigan bastante.

En Rano Raraku, seguir el camino trazado también es importante porque algunos Moais están enterrados y los puedes dañar si te sales del camino. Si te encuentras animales en el camino, espera a que se muevan para seguir. La persona que provoque daños o alteraciones en los sitios arqueológicos se expone a penas de cárcel y multas. La basura que generes tienes que llevarla hasta Hanga Roa cuando termines tu visita.

Los guardaparques llevan consigo cámaras fotográficas y las multas que se aplican son bastante altas, por lo que es importante estar atento y ser cuidadoso.

En la Isla de Pascua hay varios campings autorizados donde te puedes alojar. También hay alrededor de 25 restaurantes, la mayor parte de ellos están cerca del muelle en Hanga Roa y otros están dispersos por todas las zonas. También podrás comprar artesanías imposibles de encontrar en otra parte del mundo.