Catacumbas de París

París puede ser conocida como la Ciudad de las Luces, pero debajo de París, existe una red de túneles. El sistema es un laberinto gigante y nadie sabe exactamente cuántos túneles o cámaras hay. París es, después de todo, una ciudad muy antigua que ha sido construida y reconstruida muchas veces.

Este sistema de túneles se conoce comúnmente como “Las Catacumbas de París” y tiene una historia de siglos.

Las Catacumbas son lo que queda de las canteras de roca de donde extrajeron gran parte de la piedra caliza con la que construyó la ciudad, pero a medida que la ciudad crecía y se expandió hasta donde estaban las canteras, las canteras tuvieron que ser abandonadas.

Víctor Hugo utilizó sus conocimientos sobre el sistema de túneles cuando escribió Los miserables. En 1871, los comuneros mataron a un grupo de monárquicos en una cámara. Las fiestas rave florecieron en estos túneles durante la década de 1990.

Visitar las Catacumbas de París

En este laberinto de túneles hay una parte abierta al público – las famosas Catacumbas de París.

Las Catacumbas de París fueron «creadas» a finales del siglo XVIII. A medida que los cementerios se fueron llenando y tuvieron que trasladarse fuera de la ciudad a medida que ésta se expandía, una parte de los túneles fue convertida en un osario que contiene los restos de millones de parisinos, que poco a poco se trasladaron aquí entre finales del siglo XVIII y mediados del XIX. Los huesos siempre se trasladaban por la noche en una ceremonia compuesta por una procesión de sacerdotes que cantaban en el camino a las catacumbas.

Al principio, los huesos se depositaban de una manera bastante desordenada, simplemente se amontonaban. Posteriormente, organizaron los huesos y quedaron de la manera en que se ven hoy en día.

Bones piled high in the Paris catacombs

Desde el principio las catacumbas han sido objeto de curiosidad, incluso para la realeza. En 1787, el Conde d’ Artois, que se convirtió en el Rey Carlos X, bajó allí con las damas de la Corte. En 1814, Francisco I, emperador de Austria, fue a visitarlos y explorarlos mientras estaba en París.

En 1860, Napoleón III fue allí con su hijo. Las paredes de las catacumbas también están cubiertas de graffitis que datan del siglo XVIII. Todos han dejado su marca en este lugar. A finales del siglo XVIII, las catacumbas se convirtieron en una atracción turística y han estado abiertas al público de forma regular desde 1867.

En las galerías oscuras con pasajes estrechos, verás huesos dispuestos en una exhibición macabra. Las catacumbas son espeluznantes. Son tranquilas, oscuras, húmedas y un poco deprimentes. Hay muchos huesos alrededor y la mayoría de ellos están apilados unos sobre otros. Nunca se sabrá quién es quién, ese cráneo que estás viendo podría ser alguien que murió de una plaga o de un aristócrata rico. Nunca se sabe.

Este sitio es espeluznante pero muy interesante. Las Catacumbas de París y su historia son increíbles. Es una de las mejores cosas para ver y hacer en París y que no debes perderte.

Datos interesantes sobre las catacumbas de París

He aquí algunos datos interesantes sobre esta inusual atracción turística:

  • La profundidad de las catacumbas equivale a un edificio de cinco pisos.
  • El área tiene 2 kilómetros de largo.
  • Se tarda al menos 45 minutos en explorar las catacumbas.
  • La temperatura constante en las catacumbas es de 14 grados centígrados.
  • La superficie del osario es de 11.000 metros cuadrados.
  • Aquí reposan los restos mortales de más de 6 millones de parisinos.
  • Ambos bandos en la Segunda Guerra Mundial usaron las catacumbas para operaciones clandestinas. Los alemanes construyeron búnkeres ocultos mientras que la Resistencia Francesa utilizó los túneles para navegar por la ciudad sin oposición.
  • Hay piscinas secretas y sin mapas en las catacumbas que los exploradores visitan y nadan, pero también algunos se han perdido aquí abajo.

Cómo visitar las catacumbas

Cracked skulls in the Paris catacombsPara llegar a las Catacumbas de París, puede tomar Líneas 4 y 6 del metro hasta Denfert-Rochereau, La línea B del RER hasta Denfert-Rochereau o utilizar los autobuses 38 y 68. El museo está abierto de martes a domingo de 10am-8:30pm (está cerrado los lunes).

El número de visitantes está limitado a 200 a la vez, por lo que la fila de espera puede ser muy larga. Te recomiendo que reserves con antelación para evitar la fila. (¡En serio, la cola dura horas!). Si no puedes reservar un lugar, asegúrate de llegar temprano. Las entradas cuestan 13 EUR para adultos, con descuentos disponibles. Hay audioguías disponibles en inglés, francés, alemán y español por 5 EUR adicionales. Definitivamente valen la pena, ya que añaden mucha información adicional a tu visita.

Visitar las catacumbas es una de las visitas imperdibles en París. Es algo que recomiendo que no se salte. Sólo se tarda una hora en recorrerla por completo y te dará una comprensión mucho más clara de esta ciudad histórica.

Hoteles cerca de las catacumbas de París

St Honore   St Honore
El St Honore in Paris ofrece alojamiento con WiFi gratuita a 200 metros del Museo del Louvre, a 1,4 km de la Sainte-Chapelle, a 1,7 km del Centro Pompidou y a 1,9 km del Museo de Orsay.
9,6 Excepcional 74 opiniones
Ver precio
Hôtel des Champs-Elysées   ★★★★ Hôtel des Champs-Elysées
Este hotel boutique, situado a solo 350 metros de los famosos Campos Elíseos, ofrece habitaciones elegantes con conexión a internet gratuita, recepción 24 horas y un servicio de enlace con el...
8,2 Muy bien 447 opiniones
Ver precio
Amarante Beau Manoir   Amarante Beau Manoir
El Amarante Beau está a solo 5 minutos a pie de la Ópera Garnier y los Campos Elíseos de París.
7,4 Bien 455 opiniones
Ver precio

Dejar respuesta

Por favor, escriba un comentario
Por favor, introduce tu nombre